Biografía de Santa Rosa de Lima

La Biografía de Santa Rosa de Lima (1586/04/20 - 1617/08/24) en esta oportunidad nos revela la vida y obra de una religiosa peruana que se convirtió en la primera mujer americana que fue declarada santa por la iglesia católica.

Se le reconocen como sus atributos la Rosa y el Ancla. Su Beatificación la llevó a cabo el papa Clemente IX el 15 de abril de 1668, mientras que su canonización se dio el 12 de abril del año 1671, siendo para aquel entonces Clemente X, el Papa de la Iglesia Católica. Su Festividad la celebran sus devotos cada 30 de agosto.

También te puede Interesar la... Biografía de Santa Teresa de Jesús


Índice

    Resumen de la Biografía de Santa Rosa de Lima: Vida y Obra Religiosa

    Resumen de la Biografía de Santa Rosa de Lima: Vida y Obra Religiosa - Sus Padres y sus Orígenes
    Cuando fue bautizada, la llamaron “Isabel”, pero tiempo después, al ver que su rostro iba cambiando a un color rosado como si fuese una rosa, su madre comenzó a distinguirla con el nombre de Rosa.

    Sus Padres y sus Orígenes

    Isabel Flores de Oliva fue el nombre con el cual sus padres, Gaspar Flores y María de Oliva y Herrera, registraron a Santa Rosa de Lima, quien formó parte de la Tercera Orden Religiosa de Santo Domingo.

    Vino a este mundo en la ciudad de Lima (Perú) el 20 de abril del año 1586 (año cuando se da la advocación  de la Virgen en Chinquinquirá) y fue bautizada en la parroquia de San Sebastián el 25 de Mayo de ese mismo año.

    Según los registros históricos que aún sobreviven, se sabe que fue la cuarta de los doce hijos procreados por Gaspar, un arcabucero, originario de España, y de María de Oliva, natural de la localidad de  Huánuco y quien se desempeñaba como hilandera y costurera.

    El Cambio de su Nombre

    Cuando fue bautizada, le colocaron por nombre “Isabel”, pero tiempo después, al ver su madre que su rostro se iba transformando a un color sonrosado y hermoso como si fuese una rosa, comenzó a distinguirla con el nombre de Rosa. Mientras tanto, el Sr. Arzobispo en el día de su confirmación le colocó de manera definitiva ese nombre, con el cual se ha dado a conocer ahora en todo el mundo.

    FRASES CÉLEBRES

    • “El don de la gracia aumenta a medida que la lucha aumenta”
    • “El amor es duro, pero es nuestra esencia. Eso es lo que nos eleva por encima del resto de las criaturas”

    Su Vocación

    Su Vocación
    A los diez años ya ayunaba a pan y agua, colocando pedazos de maderos en su cama y un poco de virutas y cañas para su almohada, usando además cilicios para afligir su frágil cuerpo.

    De acuerdo con la Biografía de Santa Rosa de Lima, que ha sido redactada por los especialistas Víctor Moreno, María E. Ramírez, Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros (2006), y que ha sido publicada en el website buscabiografia.com, a los diez años ya ayunaba a pan y agua, colocando pedazos de maderos en su cama y un poco de virutas y cañas para su almohada, usando además cilicios para afligir su frágil cuerpo.

    Desde muy pequeña demostró su vocación ayudando a los demás, a tal punto que sus progenitores intentaron que se apartase de ese santo sendero para buscarle un esposo y llevar a cabo un matrimonio conveniente, pero ella jamás aceptó sus pretensiones.

    Para el año 1606 se convirtió en monja de la Orden Terciaria de los Dominicos, llegando a gozar de una gran fama por la rígida austeridad que practicaba y por su plena dedicación a la oración. Su inmensa devoción y su amor al prójimo, la llevaron a edificar una pequeña  ermita en el patio de su residencia donde pasaba largas las horas rezando, cumpliendo con sus penitencias y ejecutando sus trabajos manuales.

    CONSAGRACIÓN

    En cierta ocasión, estando orando frente a la imagen de la Virgen María escuchó que el Jesucristo en forma de niño le decía: “Rosa conságrame a mí todo tu amor”. Y de allí en adelante se puso como condición vivir solo para amar a Jesucristo. Y al escuchar decir a su hermano que un gran numero  hombres se enamoraban locamente era por sentirse atraídos por una larga cabellera o de una piel muy bonita, decidió cortarse el pelo y llevar su cara  cubierta con una mantilla, para de esta manera no sentirse motivo de tentaciones para nadie. Solo deseaba dedicarse por entero a amar a Jesucristo.

    Sus Milagros y su Renuncia al Matrimonio

    De los diversos milagros atribuidos a Santa Rosa de Lima, los más famosos son: el resguardo de la ciudad de Lima del corsario holandés Joris Spitberg, la lluvia de flores aromáticas ente el Papa Clemente IX, la sanación de enfermos con la imagen del Niño Jesús o el simple hecho de poder conversar con los animales.

    Cuenta la historia que un joven de alta clase social se enamoró perdidamente  de Rosa y aspiraba casarse con ella. Sus amados padres estaban muy contentos pues ellos eran muy pobres y esta boda le proporcionaría  a su hija Rosa un buen porvenir.

    Sin embargo, ella, a pesar de los serios disgustos generados dentro de la familia, les expresó que su amor sería entregado totalmente a Dios y que por ello renunciaba completamente a toda intención de matrimonio, por brillante que esta fuera.

    Una Vocación que Fue Detenida

    Casi segura de vocación, cierto día decidió marcharse y convertirse en monja agustina, pero el día en que tuvo que arrodillarse frente a la imagen de la Virgen para pedirle encarecidamente que la iluminara por tomar esa decisión de convertirse en monja, sintió que no podía levantarse del piso donde se hallaba arrodillada.

    De inmediato, llamó a su hermano para que la socorriera y así poder levantarse pero él fue incapaz de moverla de su sitio. Fue entonces cuando comprendió  que la voluntad de nuestro Dios Padre era otra y le expresó a Nuestra Virgen: "Oh Madre Celestial, si Dios no quiere que yo me vaya a un convento, desisto desde ahora de su idea". Tan pronto como pronunció estas palabras ceso totalmente su parálisis y logró levantar del suelo sin ayuda de nadie.

    De Como Una Mariposa Señala el Color

    De Como Una Mariposa Señala el Color

    Rosa siguió rogándole a Dios que le señalara a cual asociación religiosa debería entrar. De pronto, cada día llegaba junto a ella una mariposa con los colores blanco y negro.

    Esa mariposa revoloteaba frente a sus ojos, por lo que logró entender que debía buscar una orden que cultivara un hábito de blanco y negro, descubriendo luego que se refería a las terciarias dominicas, unas mujeres devotas que cubrían sus cuerpos con túnica blanca y manto negro, llevando una vida como de religiosas, pero convivían en sus propios hogares, por lo que solicitó ser admitida, siendo aceptada por sus regidoras.

    ¿Quién era Su Patrona y su Modelo?

    Fue así cuando se enteró que la más famosa terciaria dominica era Santa Catalina de Siena (29 de abril) por lo que se propuso estudiar su vida e llegar a  imitarla en todo, lográndolo de forma admirable. Se diseñó y confeccionó una túnica blanca y el manto negro, con un velo también negro para cubrir su cabeza, y así comenzó a participar en las reuniones religiosas del templo.

    En un  Aislamiento Total

    Las personas, quienes admiraban su comportamiento comenzaron a identificarla y a llamarla "la santa". Pero ella que estaba consciente de lo peligroso que era la vanidad, el orgullo y el deseo de figurar, se construyó una habitación muy pequeña en el solar de la casa donde residían

    Allí, en medio de la soledad, practicaba de día y de noche por largas horas sus reflexiones, sus penitencias y sus fervorosas oraciones, pasando el resto de sus días confinada, saliendo de su aposento solo para ir a misa a para auxiliar  a algún enfermo.

    Ganándose el Pan con el Sudor de su Frente

    Ganándose el Pan con el Sudor de su Frente
    en medio de la soledad, practicaba por largas horas sus reflexiones, sus penitencias y sus oraciones, pasando el resto de sus días confinada, saliendo de su aposento solo para ir a misa a para auxiliar  a algún enfermo.

    Otro aspecto interesante de su abnegada vida, es que su padre se hundió en el negocio de una mina y su familia quedó en la extrema pobreza. Ante eso, Rosa  se dedicó por varias horas y en cada día a cultivar un huerto en el solar de su residencia y por varias horas de la noche a trabajar en las costuras, para poder ayudar en los gastos de su familia.

    Ataques de los Espíritus Endemoniados

    Se sabe que los espíritus endemoniados la atacaban de muy diferentes formas. Aunado a ello, las tentaciones viciadas y malsanas la hacían sufrir en gran manera. Incluso la atormentaban épocas con terribles arideces espirituales donde la oración, meditación o penitencias le causaban un gran horror y asco, mientras la gente se mofaba de su conducta y hasta los mismos familiares creían que estaba  equivocada por su modo de vida.

    En algunas ocasiones, protestó amorosamente ante Jesucristo por todo esto, manifestándole: "Señor, ¿y a dónde te vas cuando me dejas sola en estas terribles tempestades?". Y ante esto, escuchó que Jesucristo le decía al oído: “Yo no me he ido lejos. Estaba en tu espíritu dirigiendo todo para que la barquilla de tu alma no sucumbiera en medio de la tempestad”.

    ¿Cómo Eran sus Penitencias?

    No es fácil hallar en América una mujer que haya practicado las mayores penitencias. Son muchas, pero no todas son para imitar. Lo que si tenemos que decir es que lo primero que se propuso fue mortificar su gran orgullo, su amor propio, su deseo de figurar y ser admirada y reconocida.

    En ella, como en todas las cenicientas de la humanidad, se cumplió lo expresado por Jesús: “quien se humilla será enaltecido”. Una segunda penitencia de Santa Rosa de Lima fue la de los alimentos.

    Casi continuo era su ayuno. Su abstinencia de comer carnes era perpetua. Comía lo mínimo, lo necesario, para no decaer ante la debilidad. Aún en los días de mayores calores, no consumía bebidas refrescantes de ningún tipo, y aunque a veces la sed la afligía, le bastaba con mirar el crucifijo y añorar la sed de Jesucristo en la cruz, para tener valor y continuar soportando su sed, solo por amor a nuestro Dios Padre.

    PENITENCIAS

    Descansaba y hacia la siesta sobre duras tablas, teniendo un palo por almohada. Las veces que comenzó a desear el cambio de sus tablas por un suave colchón y una almohada, se quedaba mirando fijamente el crucifijo y le parecía que Jesucristo le decía: “Mi cruz, era mucho más cruel que todo esto”. Y desde ese día jamás volvió a pensar en un lecho más cómodo.

    Sus Dolores y Aflicciones

    Sus Dolores y Aflicciones
    En sus últimos meses de vida manifestaba: “Nunca pensé que una persona tuviera que sufrir tanto, tanto como lo que yo estoy sufriendo. Sin embargo, Jesucristo me otorga el valor para soportarlo todo."

    Diferentes enfermedades atacaron su cuerpo por mucho tiempo. Cuando alguien la criticaba por sus excesivas penitencias, les decía: “Si ustedes supieran lo hermosa que es un alma sin pecado, estarían dispuestos a sufrir cualquier martirio con tal de mantener el alma en gracia de Dios”. Y ella sí que los sufrió.

    En sus últimos meses de vida manifestaba: “Nunca pensé que una persona tuviera que sufrir tanto, tanto como lo que yo estoy sufriendo. Sin embargo, Jesucristo me otorga el valor para soportarlo todo."

    En sus últimos años, vivía continuamente en un ambiente de plegaria mística, con su mente más en el reino celestial que en la tierra. Sus oraciones conseguían innumerables conversiones de pecadores, y aumento del fervor y la pasión en un gran número de religiosos y sacerdotes. En la ciudad de Lima estaban convencido de que esa joven era una verdadera santa.

    ORACIÓN A SANTA ROSA DE LIMA

    “Santa Rosa, "Rosa y Reina del Perú", encendida en el amor a Dios y a la fe, te apartaste del mundo y te entregaste a Cristo en medio de admirables penitencias. Quisiste ser apóstol y llevar a todos los hombres hacia Jesús. Para ello renunciaste a tu hermosura y a tus atractivos humanos, mortificando tu cuerpo... Alcánzanos el camino de la verdadera vida para que lleguemos a gozar un día de los bienes eternos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.”

    El Papa Inocencio IX dijo de esta santa un elogio admirable: "Probablemente no ha habido en América un misionero que con sus predicaciones haya logrado más conversiones que las que Rosa de Lima obtuvo con su oración y sus mortificaciones".

    SABÍAS QUE...

     Sabías Que…

    • Solamente en Perú hay más de 72 pueblos con el nombre de esta santa.

    Fallecimiento de Santa Rosa de Lima

    Desde el año 1614, y con la llegada de la fiesta de San Bartolomé, cada 24 de agosto, Santa Rosa de Lima demostraba una gran alegría, porque según sus propias palabras, todo eso tenía una explicación: "Es que en una fiesta de San Bartolomé iré para siempre a estar cerca de mi redentor Jesucristo".

    Y ciertamente, tal como lo anunció, así sucedió. El 24 de agosto del año 1617, luego de una terrible agonía elevó su alma al cielo, con la alegría de marcharse y estar siempre al lado del amadísimo Salvador. Solo contaba con 31 años.

    Se le dio un Funeral de Primera

    Esa joven pobre y sin estudios fue merecedora de un funeral poco común en la ciudad de Lima. En la primera cuadra cargaron su ataúd los sacerdotes de la catedral, como se acostumbraba a hacerlo cuando muere un arzobispo. En la  segunda, lo cargaron los senadores (u oidores), como lo hacían cuando fallecía un virrey. Y en la tercera cuadra, lo llevaron los religiosos de las propias comunidades, para así demostrarle su gran veneración.

    Este entierro fue dejado para realizarlo más tarde por cuento una gran  multitud deseaba despedirla, con filas interminables de sus fieles, quienes pasaban con devota veneración frente a su féretro. Después fue sepultada en una de las paredes del templo de la ciudad.

    Honores Finales

    Fallecimiento de Santa Rosa de Lima - Honores Finales
    En el año 1671 fue canonizada por el papa Clemente X, convirtiéndose así en la primera santa de origen latinoamericano. Su festividad se celebra el 30 de agosto.

    Los milagros comenzaron a producirse en favor de quienes invocaban la intermediación de Rosa, por lo que el Sumo Pontífice decidió declararla Santa y a su vez la proclamó como Patrona de América Latina.

    En el año 1671 fue canonizada por el papa Clemente X, convirtiéndose así en la primera santa de origen latinoamericano. Su festividad se celebra el 30 de agosto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Go up