Biografía de Fray Diego de Landa

La Biografía de Fray Diego de Landa Calderón nos muestra a un misionero y sacerdote español, que ha sido considerado como uno de los principales cronistas de Yucatán, gracias una serie de reportajes cronológicos sobre la historia, la literatura y la cultura del pueblo maya, que no contaban con la  aprobación de la Corona española, ni tampoco de las instituciones clericales de su tiempo.

A su vez, su bondad fue cuestionada por sus acciones contra los indígenas mayas, como la Inquisición que dirigió en el año 1562 que acabó con la vida de seres humanos por sus creencias, así como destruir muchos de sus textos.


Índice

Resumen de la biografía de Fray Diego de Landa

Biografía de Fray Diego de Landa: Vida y Obra
Fray Diego de Landa: el misionero que quemó los últimos códices mayas.

Diego de Landa Calderón (1524-1579) fue un misionero y sacerdote español que con tan solo diecisiete años perteneció a la Orden Franciscana de los Frailes Menores, cuya consagración ocurrió en el año 1573.

Vino al mundo el 12 de noviembre del año 1524 en la localidad de Cifuentes, España. De sus datos familiares se tiene muy escasa información; no obstante, se cree que desciende de una familia de opulenta.

Por otra parte, se le tiene como uno de los principales cronistas de Yucatán. Aunado a todo esto, dentro de sus labores como eclesiástico se desempeñó como segundo obispo de la Archidiócesis de Yucatán entre 1572 y 1579.

Este obispo realizó una especie de reportajes cronológicos sobre la historia, la literatura y la cultura del pueblo maya, siendo estos escritos una reproducción de los textos auténticos, estructurados sin la aprobación de la Corona española, ni tampoco de las instituciones clericales de su tiempo.

En el transcurso de la historia la bondad de Diego de Landa ha sido cuestionada por sus acciones contra algunos indígenas mayas, como la Inquisición que dirigió en el año 1562 que acabó con la vida de seres humanos por sus creencias, así como destruir muchos de sus textos.

Educación de Fray Diego de Landa

Según un artículo escrito por Juan Ortiz, se sabe que Diego de Landa Calderón hizo sus primeros años de estudios en su ciudad natal, específicamente en el convento de los franciscanos, entre el año 1529 y 1541.

Luego decidió ingresar al monasterio de San Juan de los Reyes, que estaba ubicado en la ciudad de Toledo. En el año 1547 se dio la conversión en fraile de la Orden de los Franciscanos.

Su Llegada a Yucatán

En el año 1548 el Fray Diego de Landa fue invitado por Nicolás Albalate para viajar a Yucatán, México, acompañado de otros franciscanos, lo cual, aceptó y en el año 1549 arribó a la población del Nuevo Mundo.

Su labor principal era educar y enseñar a los nativos la importancia de los valores y la cultura española.

A los tres años de establecerse en territorio mexicano, fue designado como  custodio del convento de Izamal, y a su vez se desempeñó como guardián del monasterio de Mérida; su obra clerical se extendió instruyendo el cristianismo a los indígenas mayas.

¿Qué Observó Fray Diego de Landa?

De su estadía en Yucatán, notó algunas semejanzas entre los ritos mayas y la religión católica. Para él, los sacrificios de seres humanos realizados por estos indígenas y la presencia de sangre, eran parecidos a la entrega de Jesús para salvar el mundo.

En su afán por la cristianizar a los mayas, de Landa les obsequió a la población dos esculturas talladas de la Virgen de la Inmaculada Concepción, que había comprado en Guatemala, y que luego las repartió entre los conventos de San Antonio de Papua en Izamal, y el Grande de San Francisco, ubicado en la localidad de Mérida.

Fray Landa y las Consecuencias de su Inquisición

Fray Landa y las Consecuencias de su Inquisición
Fray Diego de Landa: Una Contradicción

Diego de Landa aprovechó su figura como sacerdote para establecer su propia Inquisición en 1562, en la localidad maya de Maní, Yucatán. Su objetivo fue acabar de una vez por todas con los rituales y las creencias que los indígenas tenían, para imponerles, de manera violenta, el dogma cristiano.

El 12 de julio del año 1562 Landa orientó el famoso “Auto de fe de Maní”, en vista de que los mayas no dejaban de lado sus cultos antiguos ni se dedicaban a profesar la fe cristiana.

Esta acción radicó en quitarles la libertad a los jefes de las diferentes tribus y en acabar con todos los objetos de adoración. Por ello, torturaron a los indios obligándolos a confesarse y a aceptar el cristianismo.

Quienes se negaban eran vilmente asesinados. A su vez, destruyeron sus altares, con más de cinco mil ídolos, veintisiete pergaminos y otros objetos sagrados y mantuvieron a muchos indígenas como rehenes.

Reacciones contrarias al deseo de Landa

Si bien el “Auto de fe de Maní” fue un evento desastroso, el anhelo de este Fray por propagar e imponer la fe cristiana no se materializó.  Por el contrario, los mayas siguieron con sus tradiciones y protegieron aún más sus cultos antiguos, teniendo que dar después de aquella masacre, explicaciones por sus acciones.

Por supuesto que las críticas de muchos colonizadores españoles acusaban a Diego de Landa de un trato cruel. Al conocer estas noticias, el rey Felipe II le ordenó que se trasladara a España para que diera sus explicaciones sobre lo acontecido; de esta forma, en el año 1563 se subió a bordo de un barco con destino al Viejo Mundo.

Fray Landa y sus Argumentos para Defenderse

Fray Landa y sus Argumentos para Defenderse
Diego de Landa: El inquisidor que salvó a los misteriosos Mayas tras intentar quemar su memoria

Los argumentos de fray Diego de Landa para justificar sus acciones se sustentaron en la creencia de que los mayas tenían una secta, con la que pretendían atacar a los fieles católicos y porque los indígenas no habían mostrado respeto por las enseñanzas del evangelio cristiano.

Otra de sus explicaciones fue que al producirse el Auto de fe en Maní, muchos de los indios confesaron haber hechos sacrificios con seres humanos para adorar a sus dioses. También dijo que los manuscritos de los mayas poseían figuras diabólicas, separadas de Cristo en su totalidad.

Un Juicio en contra de Fray Diego de Landa

Diego de Landa fue a juicio por los eventos acaecidos en Maní y la decisión recayó en el obispo Francisco de Toral, quien sentenció que el acto perpetrado por Landa fue condenado, rechazado y su repercusión fue inmensa, tanto así que los encomenderos se quejaron pues a causa de este fray mataron a muchos de sus indios.

Este obispo contó con el apoyo del traductor de Landa, Gaspar Antonio Chi, descendiente de los mayas, quien confirmó los hechos ejecutados por este sacerdote. A partir del testimonio de Chi, España pudo realizar una audiencia en relación al caso.

El Consejo de Indias y su Absolución

Luego de ser presentado ante el Consejo de Indias, sus miembros decidieron perdonarlo en el año 1569, dejando a Fray Landa  sin cargo alguno por el cual pagar condena.

Ante aquella determinación, Toral prohibió que Landa regresara a la provincia de Yucatán. Sin embargo, cuando Toral murió, Diego de Landa regresó a dicha provincia con el cargo de obispo.

Breve descripción de su obra de Fray Diego de Landa

Breve descripción de su obra de Fray Diego de Landa

Fray Diego de Landa redactó varios reportes y crónicas sobre la provincia de Yucatán y los mayas. Sin embargo, su obra más importante hasta hoy, ha sido: Relación de las cosas de Yucatán (1566).

Esta obra  fue escrita cuando estuvo en España por su juicio sobre los hechos acaecidos en Maní y su proceso inquisitorio. En este escrito relató la forma como vivían los mayas, especialmente su cultura, religión, creencias, tradiciones y hasta su literatura.

Argumentos de su obra

Sobre la idolatría de los Mayas

Landa expresó la adoración que los mayas practicaban para sus dioses, a pesar de que el cristianismo se había propagado en su población. Hizo saber, además, los tipos de altares, imágenes y literatura que poseían, y que a su juicio eran malignos.

Asimismo, hizo referencia a la conducta del pueblo maya, ya que incluso estando conviviendo entre civilizados, algunos de sus comportamientos eran brutales.

Pero, hubo muchas contradicciones en las afirmaciones de Diego de Landa, como la de mencionar la sobriedad de los indígenas y después afirmar que eran unos borrachos.

Sobre los Metales               

Otro de los argumentos sobre la provincia o territorio de los mayas, fue la inexistencia de metales, afirmación esta que fue rechazada por estudios posteriores, ya que culturalmente estos indígenas fueron creadores de esculturas con diversos materiales metalúrgicos.

Reproducción de la obra

Reproducción de la obra

Hasta el día de hoy se sabe que los textos auténticos de “Relación de las cosas de Yucatán” no existen. Lo que si se tiene seguro es que esta obra dio a conocer mediante un resumen, que sufrió varios cambios a mediados del siglo XVII. La copia de dicho texto, ya cambiado, fue descubierta en 1862 por el padre Charles Brasseur.

Fragmentos de la obra

  • “Los indios eran muy disolutos en beber y emborracharse, de los cuales seguían muchos males como matarse unos a otros, violar las camas pensando las pobres mujeres recibir a sus maridos, también con padres y madres como en casa de sus enemigos y pegar fuego a casas: y que con todo eso se perdían por emborracharse.”
  • “En esta tierra no se ha hallado hasta ahora ningún género de metal que ella de suyo tenga, y espanta que no habiendo con qué, se hayan labrado tantos edificios porque no dan los indios razón de las herramientas con que se labraron; pero ya que les faltaron metales, proveyólos Dios de una sierra de puro pedernal”
  • “Tenían cierto azófar blanco con alguna poca mezcla de oro… y una cierta manera de escoplillos con que hacían los ídolos…”

Otros aportes de la Obra de Fray Diego de Landa

Después de su acción como inquisidor, el fray español se abocó a investigar sobre los mayas. Sus estudios sirvieron de base para comprender sus tradiciones y cultura, y al mismo tiempo logró recobrar su historia como pueblo y el valor étnico del mismo.

Diego de Landa también se dedicó a estudiar el calendario maya y la forma en que ellos aplicaron la matemática. Todas sus investigaciones sirvieron de aporte a las generaciones futuras, para que supieran que los nativos mexicanos fueron un pueblo con identidad propia.

Frases Célebres de Fray Diego de Landa

NOTA
 

  • «Hallémosles gran número de libros de estas sus letras, y porque no tenían cosa en que no hubiese superstición y falsedades del demonio, se los quemamos todos, lo cual sentían a maravilla y les daba pena.»

Muerte de Fray Diego de Landa

De acuerdo con la Biografía de Fray Diego de Landa, redactada por Víctor Moreno, María E. Ramírez, Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros (2012) y publicada en su website, Fray Diego de Landa vivió sus últimos años en Yucatán, dedicado a su labor como obispo, a cristianizar a los mayas y aprender de su cultura.

También puedes leer: Biografía de Radcliffe Brown

Murió el 29 de abril del año 1579 en la ciudad de Mérida, con tan solo cincuenta y cinco años de edad, tras haber impreso la Doctrina Cristiana en lengua maya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up