Biografía de San Francisco de Asís

La Biografía de San Francisco de Asís, (1182/07/05 - 1226/10/03) nos revela en esta ocasión a un místico italiano, quien fue el fundador de la Orden de los Franciscanos.

Fue un diácono que se destacó como una de las más grandes figuras de la espiritualidad en la historia de la cristiandad. Su ​Festividad se celebra cada 4 de octubre y fue canonizado el 16 de julio del año 1228, siendo declarado además como el “Patrón de los Ecologistas”

También te puede Interesar la... Biografía de Juana de Arco


Índice

    Resumen de la Biografía de San Francisco de Asís: Vida y Obra Religiosa

    Resumen de la Biografía de San Francisco de Asís: Vida y Obra Religiosa Nacimiento y Padres

    Nacimiento y Padres

    San Francisco de Asís, quien realmente tenía por nombre Giovanni di Pietro Bernardone - Francesco d´Assisi, vino a este mundo el 5 de julio del año 1182 en Assisi, en el seno de una opulenta familia.

    Se sabe según la Biografía de San Francisco de Asís, que ha sido redactada por los especialistas Víctor Moreno, María E. Ramírez, Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros (2006) y que ha sido difundida a través del website buscabiografias.com, que tuvo como padres a la noble provenzal Donna Pica Bourlemont y de Pedro de Bernardone.

    Contó además con al menos un hermano más, de nombre Ángelo.​ Su progenitor se desempeñó como un próspero comerciante de telas que pertenecía a la burguesía de Asís. Viajaba frecuentemente a Francia a las ferias locales.

    Entre algunas de las  versiones, fue la afición a esas tierras por la que después su padre lo apodó como Francesco o el Francesito; también es posible que su hijo fuera reconocido más tarde de este modo por su apego a la lengua francesa y los hermosos cantos de los trovadores.​

    FRASES CÉLEBRES

    • “Los animales son mis amigos, y yo no me como a mis amigos”
    • «Un solo rayo de sol es suficiente para ahuyentar muchas sombras»

    Su Infancia y su Educación

    Francisco recibió una educación regular para la época, por medio de la cual  aprendió latín. De joven se caracterizó por una vida muy despreocupada: es decir, no reparaba en hacer cualquier gasto cuando andaba acompañado de sus amigos en sus andanzas periódicas, ni en obsequiar pródigas limosnas;​ como cualquier hijo de un burgués acaudalado tenía entre sus ambiciones convertirse en un hombre exitoso.

    En su incipiente juventud, la ciudad ya se hallaba envuelta en diversos conflictos sobre el reclamo de su emancipación del Sacro Imperio Romano Germánico. Para el año 1197 la ciudad logró desprenderse de la autoridad germánica, pero desde el año 1201 se aferraron a otra guerra contra Perusa (Perugia), que fue apoyada por los individuos nobles que fueron desterrados de Asís.

    San Francisco es Apresado

    San Francisco es Apresado
    Basílica de San Francisco de Asís.  En su juventud llevó una vida muy mundana. Sin embargo, siendo prisionero sufrió una grave enfermedad que lo hizo tomar la decisión de  cambiar su forma de vida.

    En la batalla de Ponte San Giovanni, llevada a cabo en el mes de noviembre del año 1202, Francisco fue apresado y lo mantuvieron encerrado por lo menos un año.​

    Es de hacer notar en este trance de su vida, que desde el año 1198 el pontificado se encontraba en graves conflictos con el Imperio, y Francisco participó en el ejército papal, supeditado a las órdenes de Gualterio de Brienne contra las tropas germanas.

    Francisco de Asís en su juventud llevó una vida muy mundana. Sin embargo, siendo prisionero sufrió una grave enfermedad que lo hizo tomar la decisión de  cambiar su forma de vida.

    La Renuncia a los Bienes Terrenales

    Según los relatos existentes, fue en un viaje a Apulia (1205)22​ mientras se dirigía a luchar, cuando en la noche oyó una voz que le sugería regresar a Asís. Así lo hizo y regresó ante la sorpresa de quienes lo percibieron, siempre alegre, pero ahora envuelto en profundas meditaciones solitarias.

    Así, comenzó a dar señales de una conducta de total desapego a los bienes  terrenales. Cierto día que mostró un estado de quietud y paz, sus amigos le preguntaron si había pensado en casarse, a lo que él les contestó: “Estáis en lo correcto, pienso contraer matrimonio y la mujer con la que he pensado comprometerme es tan noble, tan rica, tan buena, que ninguno de ustedes ha visto otra igual”.

    LA POBREZA

    Hasta ese momento, aun él mismo no sabía exactamente el sendero que había de recorrer de ahí en adelante; fue luego de diversas reflexiones y oraciones que visionó que la mujer a la que se refería era la pobreza.

    Punto Culminante: Convivencia con los Leprosos

    Punto Culminante: Convivencia con los Leprosos
    En el año 1205 decidió practicar la caridad entre los leprosos y enfermos, y empezó a trabajar en la reconstrucción de ruinas de templos o iglesias.

    El punto prominente de su transformación se dio cuando llegó a convivir con los enfermos de lepra, a quien tiempo antes le parecía enormemente amargo mirar.

    Luego se dedicó a la reconstrucción de la capilla de San Damián. Según los relatos, lo hizo después de haber visto al crucifijo de esta iglesia decirle: Francisco, vete y repara mi iglesia, que se está cayendo en ruinas.​ Entonces decidió vender el caballo y las mercancías de su padre en Foligno, regresó a San Damián con lo ganado y se lo ofreció al sacerdote, pero este lo rechazó.

    Su padre, al darse cuenta de la conducta de su hijo, fue enojado en su búsqueda, pero Francisco estaba escondido y no lo encontró. Un mes después fue él mismo el que decidió encarar a su padre. En el camino a su casa, las personas con que se encontró lo recibieron mal y, creyéndolo un lunático, le lanzaron piedras y lodo.

    Continuando con sus Obras de Caridad

    En el año 1205 decidió practicar la caridad entre los leprosos y enfermos, y empezó a trabajar en la reconstrucción de ruinas de templos o iglesias debido a una visión que tuvo donde el crucifijo de la vieja iglesia en ruinas de San Damián en Asís le encargó la orden de que reparara su casa.

    En vista de que los gastos que le dedicaba a las obras de caridad enfurecieron a su progenitor, este decidió desheredarlo. Aun así, decidió renunciar a su lujosa ropa y en su lugar optó por una capa, dedicándole apasionadamente los tres siguientes años al cuidado de los enfermos de lepra y a los desterrados en los bosques del monte Subastio.

    Sin desfallecer en sus intenciones y apegado a un profundo amor al Dios Padre, continuó su obra de restauración y al poco tiempo logró reconstruir la  vieja y ruinosa capilla de Santa María de los Ángeles.

    Francisco y su Primera Orden

    Para el año 1208, mientras oficiaba una misa, escuchó una dulce voz que le decía que fuera a recorrer el mundo, siguiendo al pie de la letra el texto de Mateo 10, 5-14, que dice "no poseyera nada, pero hiciera el bien en todas partes".

    Cuando en ese mismo año decidió volver a su tierra natal (Asís), inició sus predicas, estimulando la renovación del espíritu cristiano del siglo XIII. Fue por ello que decidió reunir a los doce (12) discípulos que se convirtieron en los hermanos auténticos de su orden, que más tarde fue llamada la Primera Orden, para la cual fue elegido como superior.

    La Segunda Orden de Francisco de Asís

    La Segunda Orden de Francisco de Asís
    En el año 1212, por medio de Santa Clara, logró el establecimiento de la Orden de las Damas Pobres, también conocida como “las clarisas”, que más tarde se llamaría la Segunda Orden Franciscana.

    A pesar de sus ideas, su vida religiosa fue muy austera y simple, motivando a sus seguidores a practicarlo de igual manera. Sin embargo, esa forma de vida animaba no les animaba, siendo rechazada por algunos de los nuevos miembros de la orden mientras seguía creciendo; aun así, Francisco no se detuvo y emprendió una reorganización.

    Hacia el año 1212 recibió a una hermana religiosa, también de Asís llamada Clara, en la comunidad franciscana; por medio de ella logró el establecimiento de la Orden de las Damas Pobres, también conocida como “las clarisas”, que más tarde se llamaría la Segunda Orden Franciscana.

    Su Viaje a Tierra Santa

    Para el año 1212 emprendió su viaje a la Tierra Santa, pero una fuerte  tempestad lo obligó a que regresara. Otros peligros u obstáculos le imposibilitaron a cumplir gran parte de su faena misionera cuando arribó a España a cumplir con la evangelización de los musulmanes.

    En el año 1219 se hallaba en Egipto, donde pudo llevar a cabo su predicación,  pero le fue imposible convertir al cristianismo al sultán. Tiempo después se trasladó a Tierra Santa, donde logró permanecer hasta el año 1220.

    Deslumbrado por encontrarse en la tierra donde crucificaron a Jesús, anhelo  ser martirizado y mostró una gran alegría al saber que cinco monjes franciscanos fallecieron en Marruecos mientras cumplían sus deberes y obligaciones.

    Creación de la Tercera Orden Franciscana

    Luego de su regreso, se encontró con una gran oposición entre los Frailes y decidió dimitir como superior. En los años subsiguientes se dedicó a planificar  lo que se convertiría en la Tercera Orden Franciscana, también llamada “los terciarios”.

    Creación de los Pesebres o Nacimientos

    Creación de los Pesebres o Nacimientos
    En Greccio, un pesebre fue moldeado por las manos del mismo San Francisco, se entonaron alabanzas sobre el Misterio del Nacimiento; desde ese día la fama de los “Pesebres” se extendió por todo el mundo.

    La costumbre y tradición de armar y crear el Nacimiento de Belén en el mundo data aproximadamente del año 1223, suceso llevado a cabo en una Navidad de la villa italiana de Greccio.

    En esa localidad, San Francisco de Asís logró reunir a todos los vecinos para celebrar la eucaristía de medianoche. Alrededor de un pesebre, con la figura del Niño Jesús, que fue moldeado por las manos del mismo San Francisco, se entonaron alabanzas sobre el Misterio del Nacimiento; desde ese entonces la fama de los “Pesebres” o "Nacimientos" y su costumbre logró extenderse por todo el mundo.

    El Misterio de sus Estigmas

    En el mes de septiembre del año 1224, luego de trascurridos cuarenta días de ayuno, y estando aun orando en el monte Alverno, sintió un dolor un tanto fuerte pero mezclado con placer.

    Fue en ese momento cuando las marcas de la crucifixión de Jesucristo, mejor conocidas como los estigmas, comenzaron a aparecer en su cuerpo. De inmediato, fue llevado a Asís, donde pasó los años de vida que le quedaban, marcado por el dolor y el sufrimiento físico y por una casi total ceguera, que le impedía una vida normal.

    NOTA

    • Su sepulcro se perdió durante siglos. Y sus restos fueron llevados a su basílica en el año 1230, pero poco tiempo después los franciscanos lo ocultaron para resguardarlo de los invasores sarracenos. De esta forma, la ubicación del cuerpo quedó prácticamente en el olvido, siendo redescubierta en el año 1818.
    • Se cree que el «Cántico de las criaturas», lo escribió en Asís en el año 1225.
    • De ser hijo de un hombre rico y comerciante de la ciudad, en su juventud, pasó a vivir bajo la más baja pobreza de acuerdo con los preceptos de los Evangelios.
    • En Egipto, intentó inútilmente la conversión al cristianismo de los musulmanes.
    • En la historia de estigmatizaciones visibles, su caso es considerado como el primero conocido.
    • Fue canonizado por la Iglesia católica en el año 1228, y su festividad se celebra el 4 de octubre.
    • En italia es conocido también como “il poverello d’Assisi”, es decir, «el pobrecillo de Asís». Sus fiestas se asocian con el final de la estación lluviosa, un fenómeno denominado “Cordonazo de San Francisco”.

    Muerte de Francisco de Asís y su Canonización

    Muerte de Francisco de Asís y su Canonización
    En el año 1980 el Papa Juan Pablo II lo proclamó como el Patrón de los Ecologistas. Sus emblemas característicos se representan a través del lobo, el cordero, los peces, los pájaros y los estigmas.

    Francisco de Asís murió el 3 de octubre del año 1226, muy cerca de la capilla de la Porciúncula y  su cuerpo fue sepultado en San Giorgio.

    Su canonización se produjo el 16 de julio del año 1228 con la venia del Papa Gregorio IX. Sus restos se hallan conservados en la Basílica de San Francisco en Asís.

    En el año 1980 el Papa Juan Pablo II lo proclamó como el Patrón de los Ecologistas. Sus emblemas característicos se representan a través del lobo, el cordero, los peces, los pájaros y los estigmas. Su festividad se celebra cada 4 de octubre.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Go up