Biografía de Pitágoras: Vida Y Trayectoria

En esta Biografía de Pitágoras nos adentraremos en sus ideas, su vida y su trayectoria en el mundo de la filosofía. Se le considera uno de los filósofos y matemáticos griegos más importante, cuyo nombre está vinculado a su famoso teorema y a la escuela por él fundada, la cual le dio un impulso importante al desarrollo y evolución de las matemáticas en la Grecia antigua. 

Aunque la Biografía de Pitágoras, es escasa en cuanto a datos fidedignos, su  relevancia está inmersa también en el área de la historia de las ideas, ya que su pensamiento, matizado todavía con el esoterismo y el misticismo de las viejas religiones mistéricas y orientales, instauró una diversidad de temas y problemas que, mediante Platón, dejaron una profunda huella en la tradición occidental.

Índice

Resumen de la biografía de Pitágoras

¿Quién fue Pitágoras?

De acuerdo con los pocos datos que se tienen, Pitagoras nació en la Isla de Samos, lo que hoy conocemos como Grecia, (h. 572 a.C. - Metaponto, ya hoy desaparecida y actual Italia, h. 497 a.C.)

Precisamente, por contar con pocas reseñas fehacientes sobre la Biografía de Pitágoras, por su condición de fundador de una cofradía religiosa. Se cree que  propició la prematura aparición de una costumbre legendaria en torno a su personalidad.

Al parecer, se cree que fue hijo del mercader Mnesarco y que el primer periodo  de su vida lo vivenció en la isla de Samos, que muy posiblemente tuvo que abandonar unos años antes de la muerte del tirano Polícrates, en el año 522 a.C.

Es probable que se trasladara entonces a Mileto, para arribar después en Fenicia y Egipto; se cree que en este último país, pionero del saber esotérico, Pitágoras estudió los misterios, así como la geometría y la astronomía.

Otras fuentes afirman que Pitágoras se trasladó luego a Babilonia con Cambises II, para formarse y asimilar los saberes aritméticos y musicales de los sacerdotes.

También se mencionan viajes a Delos, Creta y Grecia mucho antes de crear, por fin, su reconocida escuela en Crotona, uno de los asentamientos fundado por los griegos dos centurias antes en la extraordinaria Grecia (el actual sur de Italia), donde disfrutó de una formidable popularidad y poder.

NOTA
La comunidad liderada por Pitágoras, de forma plausible, finalmente se convirtió en un poder político “aristocratizante” que despertó la llama de la discordia del partido demócrata, de donde surge una asonada que obligó a Pitágoras a vivir los últimos años de su existencia en la también colonia griega de Metaponto, al norte de Crotona.

El Misterio de la Comunidad Pitagórica

El misterio siempre rodeó a la comunidad pitagórica; al parecer sus discípulos debían esperar unos cuantos años para ser presentados al maestro y siempre resguardar estricto secreto sobre las enseñanzas recibidas.

En el caso de las mujeres, éstas podían formar parte de la fraternidad; se sabe que la más célebre de sus adheridas fue Teano, probablemente esposa del propio Pitágoras y madre de una de sus hijas y de dos hijos de esta recordada filosofía.

Filosofía de Pitágoras: Pensamiento, Religión  e Ideal Ascético

Pitágoras no nos legó ninguna obra escrita, hasta tal punto que es imposible diferenciar sus ideas de las de los discípulos que solamente puede exponerse el pensamiento de la escuela de Pitágoras.

De esta manera, podemos observar que externamente el pitagorismo se parece más a una religión mistérica (como el orfismo) que a una escuela filosófica.

En tal sentido fue un modo de vida inspirado en un ideal ascético, fundamentado en la comunidad de bienes, donde su principal objetivo era el saneamiento o limpieza ritual (catarsis) de sus miembros.

No obstante, tal purificación (y he aquí su principal singularidad con relación a los cultos mistéricos) se desarrollaba mediante el cultivo de un conocimiento donde la música y las matemáticas cumplían un papel relevante.

NOTA
Así, el camino hacia ese conocimiento era la filosofía, expresión que, según la tradición, Pitágoras fue el primero en usar en su sentido literal de «amor a la sabiduría»; cuando el tirano Leontes le interrogó si era un sabio, a lo que Pitágoras le respondió con gran cortesía que era «un filósofo», es decir, un amante del saber.

Las Matemáticas: ¿Enseñanza liberal?

Se atribuye también a Pitágoras transformar las matemáticas en una enseñanza liberal (sin el uso, por ejemplo, agrimensora que ostentaba en Egipto) a través de las formulas abstractas de los resultados, con independencia del contexto material ya conocidos algunos de ellos.

Éste es el caso muy especial del famoso teorema de Pitágoras, el cual  establece la relación existente entre los lados de un triángulo rectángulo: el cuadrado de la hipotenusa (el lado más extenso) es igual a la sumatoria de los cuadrados de los catetos (los lados cortos que conforman el ángulo rectángulo).

De la utilidad práctica de esta relación hay testimonios que proceden de otras civilizaciones que existieron antes de la griega (como la egipcia y la babilónica), pero se imputa a Pitágoras la primera demostración de este teorema, así como otros numerosos aportes a su escuela.

El esfuerzo hecho por este filósofo para llegar a la generalidad de un teorema matemático a partir de su cumplimiento en casos particulares, es un ejemplo del método pitagórico para el saneamiento y la perfección del alma, que instruía y daba a conocer el mundo de forma armónica.

NOTA
En base a éstas ideas, el universo era considerado como un cosmos, es decir, un conjunto ordenado donde los cuerpos celestes mantenían una armónica disposición que hacía ver que sus recorridos estuvieran entre sí en similares proporciones a las que correspondían a los intervalos de la octava musical; las esferas celestes, al rotar producían lo que él llamó la “música de las esferas”, pero algo inaudible al oído humano por ser algo constante y perpetuo.

La Música: Armonía y Naturaleza Numérica

Desde el punto de vista de lo sensible, la armonía era musical; sin embargo su naturaleza inteligible era considerada como de tipo numérico, y de esta manera todo era armonía, pues el número resultaba ser la clave de todas las cosas.

Mientras casi todos sus antecesores y coetáneos (incluidos los filósofos milesios Tales, Anaximandro y Anaxímenes hasta los mismos Heráclito, Jenófanes y Parménides) se esforzaban por buscar el arjé o principio constituyente de las cosas inmersas en sustancias físicas (el agua, el aire, el fuego, la tierra), los pitagóricos visionaron tal principio en el número.

Esto los condujo a inferir que las leyes y proporciones numéricas gobiernan los fenómenos naturales, develando el ordenamiento y la armonía que domina en el cosmos. Sólo con el descubrimiento de tales leyes y proporciones llegamos a un conocimiento exacto y verdadero de las cosas.

NOTA
La voluntad y la unidad, entrelazada a la doctrina pitagórica, estaban plasmada en la relación establecida entre el orden cósmico y el moral; para los pitagóricos, el ser humano para ese entonces era también un verdadero microcosmos, donde el alma se vislumbraba como la armonía del cuerpo.

Medicina y Música desde la Visión de Pitágoras

Para la Escuela de Pitágoras, en este sentido, la medicina tenía como función el restablecer la armonía del hombre cuando ésta estuviese perturbada, y, siendo la música un instrumento excelente para la sanación del alma, era considerada por tanto como un medicamento para el cuerpo.

Así, el tipo de santidad predicado por Pitágoras envolvía una serie de normas higiénicas, fundamentadas en tabúes, tales como el no consumo de animales, que al parecer estaba directamente relacionado con la creencia de la transmigración de las almas; se cuenta que el mismo Pitágoras manifestó ser hijo de Hermes, y que sus alumnos lo veían como una encarnación de Apolo.

NOTA
A su vez, la creencia en la metempsicosis, como idea orientalizante y extraña a la tradición griega, envolvía la concepción del alma como un ente racional e inmortal, prisionero en el cuerpo y responsable de todos sus actos, de forma tal que su conducta en la vida era determinante, pues de ella dependía el ser en el que se reencarnaría luego de fallecer el cuerpo.

La Influencia de Pitágoras y Platón

Cien años después de fallecido Pitágoras y durante un viaje al sur de Italia efectuado por Platón antes de la fundación de la Academia, éste conoció sobre  la filosofía pitagórica por medio de sus discípulos.

Muchos afirman, que la concepción del número como principio y base de todas las cosas abonó el terreno donde germinó el idealismo platónico; en todo caso, el impacto de las enseñanzas de Pitágoras es clara en cuanto a la doctrina platónica del alma (ser inmortal y prisionero de un cuerpo), que también en Platón se llega a la liberación a través del conocimiento.

Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004) en “Biografías y Vidas. Enciclopedia biográfica en línea”. Barcelona (España), al hacer referencia a este tema en la Biografía de Pitágoras, señalan que a través de Platón, diversas conceptualizaciones pitagóricas se convirtieron en temas recurrentes o polémicos en el marco de la filosofía occidental.

Aun en el siglo XVII, recalcan estos autores, un astrónomo tan reconocido como Kepler, descubridor de las órbitas elípticas de los planetas, continuaba creyendo en la música de las esferas. Otras teorías y conceptualizaciones suyas, como “armonía y proporción”, quedaron incorporados al mundo de la música y en las artes.

NOTA
Finalmente, hay que recalcar que a Pitágoras se le tiene también como el primero que aspiró y predicó a partir de la revolución científica de Galileo: la formalización matemática del saber profundo, del conocimiento científico.

Sabías que...

NOTA
Los Pitagóricos y sus Prácticas Peculiares

Los pitagóricos eran reconocidos por algunas prácticas muy singulares, como no comer frijoles, no recoger ningún objeto caído al suelo, no acariciar un gallo blanco, no agitar el fuego con hierro, o simplemente no partir el pan.

Muerte de Pitágoras

En la antigua Magna Grecia (sur de Italia), los pitagóricos lograron asirse de una gran influencia política, lo que provocó fuertes reacciones contra ellos. La primera de ellas obligó a Pitágoras a huir de Crotona y radicarse en Metaponte, donde, según la historia, se cree que se dejó morir de hambre en el año 495 a.C., aunque existen otras interpretaciones sobre su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up